Verdad y Justicia

Veeduría humanitaria

DiPaz trabaja en el apoyo a la salida negociada al conflicto armado interno desde su fundación. Promueve el antimilitarismo y la acción no violenta para la materialización de la verdad, la justicia y la reconciliación. En desarrollo de este propósito, incidió en el proceso de paz entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP y hace seguimiento al diálogo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

El primero diciembre de 2016, entró en vigor el «Acuerdo sobre Cese al Fuego y Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de las Armas» (en adelante ACFHBD y DA) entre el Gobierno Nacional y las Farc-Ep, también conocido como el Día D. Desde ese día, DiPaz inició la tarea de veeduría humanitaria, aprovechando sus dos Casas Humanitarias de Protección, ubicadas en Santander de Quilichao, (Cauca) y en Apartadó, (Antioquia), desde las cuales hace acciones de veeduría humanitaria a las Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN) La Elvira y Pueblo Nuevo (Cauca), Llano Grande (Antioquia), y los Puntos Transitorios de Normalización (PTN) Monterredondo (Cauca), Gallo (Córdoba) y La Florida (Chocó), acompaña a las comunidades, realiza labores de protección y pedagogía para la paz.

DiPaz hace veeduría humanitaria inspirado en su compromiso evangélico de ser testigos de paz y de acompañar pastoralmente a las comunidades y procesos sociales y populares que, desde los territorios, defienden y afirman los derechos humanos, la búsqueda de la verdad y la paz con justicia social. Quienes se ven severamente afectados en sus derechos y libertades, estando incluso en riesgo su vida e integridad personal. Este seguimiento que también responde al derecho y deber de participación de las personas en todos aquellos asuntos y decisiones que afecten su vida económica, política y cultural.

Para ello, DiPaz sistematiza y analiza el conjunto de amenazas intersectoriales que ponen en riesgo la universalidad e interdependencia de los derechos humanos. Toma como fuente primaria de información la voz de las comunidades, de los integrantes de las FARC-EP y del gobierno y la triangula con los documentos que sistematizan los procesos sociales organizativos locales y nacionales, los informes de fuentes oficiales de la institucionalidad creada en torno al ACFHBD y DA y la información oficial y documentos de autoría de generadores de opinión pública y estudios especializados.

DiPaz se acoge a los principios humanitarios de las Naciones Unidas, el derecho internacional de los derechos humanos y la esperanza de vivir sin pobreza y en paz como humanidad. Desde nuestra identidad de fe asumimos el principio y la ética evangélica de la paz que es fruto de la justicia, el respeto a la dignidad humana, la valoración de la diversidad que Dios ha creado, la no violencia y la esperanza de una vida abundante para toda la creación.

Ir arriba