‘La Escuela de Acción Noviolenta nos cambió y yo soy una muestra fiel de ello’: Adis Márquez Jiménez

Colombia territorio de paz

“Me impresionó una charla. Ese día llegaron dos señores, uno en silla de ruedas y otro empujándola. Resulta que el señor que está en la silla de ruedas quedó parapléjico por un disparo que le hizo el otro, el que empuja la silla. Ellos dos se perdonaron y ahora van por todo el país dando charlas de reconciliación. Eso me impresionó mucho. Nunca me imaginé una historia así. Eso le cambia a uno la manera de pensar. Mi visión de ellos cambió, yo antes les decía guerrilleros y hasta miedo me daban miedo, pero comprendí que todos tenemos variadas razones para hacer las cosas y que todos tenemos derecho de hacer las cosas diferentes. Ellos ahora sin armas siguen luchando por sus ideales”.

Adis Márquez Jiménez es una barranquillera de 50 años, se graduó como fisioterapeuta hace cerca de 15 años, profesión que en este momento no está ejerciendo pues su inclinación por el trabajo social la ha movido hacia otros quehaceres, aunque en su trabajo con la Corporación para el Desarrollo Social y Comunitario, CORSOC, pudo liderar un proyecto de atención en salud con población vulnerable de la Costa Atlántica.

Ahora, mayoritariamente trabaja con población migrante, sobretodo de Venezuela. Adis es una de las miles de madres solteras de Colombia. Su hija Laura Sofía de 21 años está por terminar su carrera de medicina. Con orgullo Adis afirma que aunque su separación fue dolorosa ahora siente mucha satisfacción por lo que ha logrado y las posibilidades que ha tenido de hacer trabajo social y de hacer parte del grupo de participantes de la Escuela de Acción Noviolenta de DIPAZ.

“Hay una de las clases que me dejó muy marcada, no se me olvida, la aplico en mi vida personal y familiar que es la de solución de conflictos. Aprendí que cuando alguien llega a ti te quedas con la primera versión y tomas partido. Pero ahí es donde uno aprende a investigar y a no avivar el fuego sino a buscar una solución para apagarlo. Yo aprendí que la reconciliación y el perdón pueden hacer parte de la vida de la gente. En verdad se pueden hacer cosas para que no haya más daño.”

Según Adis, la acción Noviolenta no tiene que resultar de todas las partes en conflicto. Si una sola parte asume su responsabilidad en el conflicto hace el cambio para todas las partes y para todo el contexto. “Unas señoras con las que trabajamos tenían un conflicto fuerte por cosas de pareja, son vecinas y no soportaban tener que vivir tan juntas. Intenté el diálogo entre las dos pero fue imposible, hasta que decidí hablar solamente con la que si tenía disposición al cambio y resolvimos ciertos comportamientos por parte de ella, desde ahí todo comenzó a ser mejor, los niveles de agresión bajaron”.

La Escuela de Acción Noviolenta, ESAN desarrolló seis módulos, entre ellos el de sistematización que se fundamentó en varios interrogantes ¿Qué es la sistematización de experiencias?, ¿Cómo y para qué sistematizar experiencias? También incluyó un diseño de la sistematización en el que se tuvo en cuenta el proceso a sistematizar y la forma de que esa sistematización sea una herramienta de pedagogía o enseñanza y por último las lecciones de vida de las que habla con propiedad Adis.

“Otra de las cosas de las que aprendí mucho fue de la sistematización. Uno puede desarrollar muchos trabajos pero si no los sistematiza no aprende de los errores, no ve fácilmente lo que hizo bien más allá de que uno se sienta bien haciendo trabajo social”. “Te digo sinceramente… cualquier ser humano, que trabaje en lo social, profesional de cualquier área, tendría que tener la oportunidad de hacer este diplomado, porque en la vida estamos expuestos a muchos conflictos y a veces no sabemos cómo reaccionar”.

“Hemos estado como entes inertes ante conflicto y decidimos no hacer parte de eso, pero la indiferencia es una acción violenta. No es resignarnos sino mostrar que no estamos de acuerdo con algo. Por ejemplo, salir a una marcha, es decir que no estamos de acuerdo con lo que hace una institución o el Gobierno; reunirnos, hablar, llegar a acuerdos, enviar cartas. Eso lo aprendimos allá. Esas son acciones noviolentas”.

Uno de los puntos comunes de quienes han hecho parte de la ESAN es que hay un antes y un después. Adis no es la excepción. “Antes… cuando comenzamos yo estaba trabajando en CORSOC. Inicialmente tú no tienes idea de qué se trata, pero fuimos muy curiosos y con muchas expectativas y estoy segura de que muchos pensamos diferente ahora. Teníamos cosas en la cabeza que uno aprende porque alguien dice o por la prensa o la televisión, entonces cuando tú escuchas experiencias y vives estos hechos se cae el andamiaje que tenías en la cabeza y te das cuenta de que estabas haciendo cosas mal. Me fui llenando de herramientas para hacer mejor lo que estoy haciendo, nos cambió y yo soy una muestra fiel de eso”

*La experiencia organizacional de CORSOC ONG, organización miembro de DIPAZ, se remonta a más de tres décadas de trabajo social y comunitario en la región del caribe colombiano, con un trabajo de extensión en los departamentos de Córdoba, Antioquia, Bolívar, Sucre y Magdalena. «Amigos por la paz» es un ejemplo de los proyectos que realizan y se encamina a la protección integral de niños, niñas y adolescentes en riesgo de ser reclutados por grupos armados ilegales en el marco del posconflicto, en el departamento de Córdoba. “Amigos de la Paz” es uno de los cerca de veinte proyectos en los que trabaja CORSOC.

(Tomado de la revista Escuela de Acción Noviolenta)

Ir arriba