DiPaz pide a la comunidad internacional instar al Gobierno a promover el Acuerdo Final de Paz y el diálogo: carta a la ONU

onu colombia 150x150 1 DiPaz pide a la comunidad internacional instar al Gobierno a promover el Acuerdo Final de Paz y el diálogo: carta a la ONU

DiPaz envío el pasado 13 de julio, una carta dirigida al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en la cual le pide a la comunidad internacional instar al gobierno colombiano a reanudar la plena implementación del Acuerdo Final Paz y fortalecer los canales de diálogo para resolver problemas sociales.

La carta fue acompañada de una carta del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y ACT Alianza uniéndose a DiPaz para apoyar la búsqueda de una paz sostenible en Colombia.

DiPaz, el CMI y ACT Alianza expresaron su gratitud por la participación de la comunidad internacional a través del Consejo de Seguridad, especialmente a través de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, y pidieron acciones continuas y adicionales para promover una paz genuina y sostenible para todas las personas de Colombia, especialmente las comunidades más marginadas y las más afectadas como víctimas de la violencia.

“Sin embargo, nos siguen preocupando las omisiones y lentitud de la actual administración nacional en la implementación de muchos puntos del acuerdo, así como la falta de avances en el cumplimiento de otros acuerdos con comunidades y sectores de la sociedad civil que, junto con el aumento de la pobreza durante la pandemia, dio lugar a las protestas y huelgas a nivel nacional que comenzaron el 28 de abril de este año”, se lee en la carta de DiPaz.

“Estas protestas han continuado porque el gobierno se ha demorado en llegar a acuerdos con el comité de huelga, se ha negado a dialogar con otros sectores que participan en las protestas y ha optado por utilizar el ejército para reprimir a los manifestantes”.

DiPaz señala que las fuerzas estatales actuaron de manera desproporcionada contra los y las jóvenes que tomaron las calles para alzar la voz. “Además, hubo una importante estigmatización de los pueblos indígenas, evidencia de la persistencia del racismo en Colombia”, se lee en la carta.

Esperamos un mayor compromiso del gobierno colombiano en la implementación plena del Acuerdo Final firmado por el Estado Colombiano y las FARC, la adopción de medidas eficaces para garantizar la protección de las personas en proceso reincorporación a la sociedad civil, el debido funcionamiento de las instancias pactadas en el acuerdo, para el seguimiento a la implementación del Acuerdo.

Inspirados por nuestro objetivo común de alcanzar el cumplimiento pleno del Acuerdo Final, y reconociendo la importante tarea de monitoreo que ha realizado la Misión de Verificación para Colombia, creada por el Consejo de Seguridad de la ONU, recomiendan:

1. Dada la cercanía de las sentencias a dictar por el Tribunal de Paz de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), solicitamos que se verifiquen las sentencias para todos los procesados, según el punto 5.1.2. del Acuerdo Final, numeral 53 d), así como los lugares donde serán cumplirán las sentencias y los planes de seguridad y vigilancia que protegerán la vida y la integridad física de los sancionados y de las víctimas en esos territorios.

2. El seguimiento de la aplicación del enfoque de género y diferencial del Acuerdo Final de Paz, que es un logro que todos reconocen, pero que requiere mayores recursos humanos y financieros para su aplicación. Necesita ser puesto en práctica y procesos de verificación continuos para determinar cómo los compromisos con las mujeres y los pueblos étnicos están siendo cumplidos.

3. La promoción y posible verificación de la Resolución 2532 del1 de julio de 2020, del Consejo de Seguridad que hace un llamando humanitario de alto el fuego global en el contexto de la pandemia de COVID-19, instando especialmente al gobierno colombiano y a todos los grupos armados aún activos en Colombia a abrazar tal el alto el fuego como una necesidad ética urgente para el avance del proceso de paz y para permitir la provisión de ayuda humanitaria a las comunidades rurales devastadas por la violencia y el virus. El Acuerdo Final se centró en las víctimas; por esa razón, la creación de un entorno libre de violencia armada es fundamental para responder a los efectos de la pandemia y avanzar en el logro de una paz sostenible.

La carta también fue respaldada por varias organizaciones regionales y globales como la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas, Iglesia Presbiteriana (EE. UU.), Alianza de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de América Latina, CREAS, Federación Mundial de Estudiantes Cristianos, QONAKUY y ALC Noticias.

La carta al Consejo de Seguridad de la ONU es un paso más en un proceso de promoción que comenzó con una carta firmada por líderes religiosos del mundo, el 18 de mayo, instando al presidente colombiano a detener la espiral de violencia durante las protestas callejeras.

Talvez te interese leer:

Ir arriba