Conversatorio: Acuerdo de paz, elecciones y realidad nacional. Una mirada desde la fe y las regiones

Bogota conversatorio Conversatorio: Acuerdo de paz, elecciones y realidad nacional. Una mirada desde la fe y las regiones

“El fruto de la justicia es la paz” (Isaías 32:17)

El 12 de octubre DiPaz realizó el Conversatorio: ‘Acuerdo de paz, elecciones y realidad nacional. Una mirada desde la fe y las regiones’, con el objetivo de analizar estos temas desde las regiones en donde DiPaz tienen presencia. Allí se recogió nuestra voz basada en la observación y compartir directo con diversas comunidades que continúan padeciendo el conflicto político armado, las operaciones de tipo paramilitar, la mentalidad militar de enemigo interno y las nuevas criminalidades.

Por Carolina Toro

Bogotá, Cundinamarca. El pasado martes 12 de octubre las cuatro de la tarde, las cuatro regionales de DiPaz se dieron cita en el Conversatorio ‘Acuerdo de paz, elecciones y realidad nacional. Una mirada desde la fe y las regiones’. Después de unas breves palabras de bienvenida, Martín Nates de Justapaz, Regional Centro, empezó su intervención resaltando que frente a la difícil situación que vive actualmente Colombia, surgen semillas de esperanza que son esas buenas nuevas de construcción, de noviolencia y resolución de conflictos. “Toda acción de paz la vemos como un signo de esperanza para la sociedad en su conjunto. Dónde hay pecado sobreabunda la gracia y sobreabunda la convicción de ser ministros de la reconciliación”.

Asimismo, expuso la difícil situación de pobreza, inequidad e injusticia que llevó a la movilización ciudadana en diferentes partes del país. Señaló que “buena parte de esta indignación ciudadana se debe a la ineficiencia de este gobierno por garantizar esos derechos económicos, sociales, culturales; y el desenfoque social en tiempos de COVID, en donde solo el 30% de las medidas estaban destinadas a acompañar a los sectores empobrecidos, el resto fueron para los grandes capitales”.

Luis Miguel Caviedes, pastor de la Iglesia Metodista de Cali, regional Suroccidente, agregó que ese estallido social hace que nos cuestionemos sobre las políticas públicas de derechos humanos. “Vemos que existen algunas faltas en ese sentido. Violación de derechos humanos tanto individuales como colectivos”, aseguró.

Por su parte, Milton Mejía de la UniReformada, Regional Caribe, resaltó la importancia de no solo es describir los hechos que ocurren en el país, sino buscar dónde está presente Dios. “Hay que leer las señales que nos dice que lo que Dios nos pide no está ahí, que nos llama a intervenir como Iglesias y a escuchar el clamor de la gente que más sufre, de la gente pobre”, dijo.

La implementación del Acuerdo Final de Paz

Según cifras de Indepaz no hemos superado, a casi cinco años de la firma del Acuerdo Final de Paz, la barrera del 20% de implementación, el desempleo ronda el 35 %, y la pobreza total llegó al 15%. Hay un 43% de colombianos más empobrecidos y la flexibilización laboral no ha dado sus frutos. Según Nates “No hay cambios, hay más pobreza. Colombia es el país con mayor desigualdad en sus territorios: inequidad en acceso a salud, educación, sistemas de seguridad, cuidado al medio ambiente, violencias basadas en género, por emocionar algunos aspectos».

La implementación del Acuerdo difiere mucho de la política de este Gobierno denominada: Paz con Legalidad, que tratar a los reincorporados de manera particular y no como un conjunto de lideres que tienen apuestas políticas y una visión de desarrollo. Nates señaló que “el punto uno del Acuerdo (tierras) apenas lleva, en términos de proceso completos, el 4% y se avanza en un 23%, y que no se hayan impulsado temas para generar bienestar y vida digna como un Plan Nacional de Salud, de educación rural, de derecho a la alimentación es grave”, e insistió en que hay que hacer un clamor fuerte al respecto”.

En ese sentido, Diego Higuita, secretario general de la Iglesia Presbiteriana de Colombia, Regional Antioquia Chocó, nos asegura que en sus recorridos por los espacios territoriales donde están los reincorporados “han escuchado de parte de ellos cuales son los elementos del Acuerdo Final de Paz, qué han sido cumplidos y cuáles no; todos coinciden en afirmar que el principal escollo es el acceso a la tierra. En términos generales la parte de Urabá ha sido afectada por el tema de la restitución de tierras, un hecho que aporta un alto nivel de violencia”, asegura.

Oportunidad política

El segundo aspecto que se abordó es la participación política y el fortalecimiento a la democracia. Solo se ha avanzado en 13% y la implementación territorial del Estatuto de posición política solo se quedó en el marco del Congreso de la República. “Este estatuto no funciona en los consejos comunales territoriales, ni en los entes departamentales. Hay que mirar la política pública de reconciliación. El Consejo Nacional de Paz dio esos lineamientos, debemos apropiarnos de ellos porque tiene muchos que ver con lo que hacemos”, aseguró Nates.

Por su parte, Milton Mejía señaló que el partido político Comunes sufre la estigmatización de la izquierda porque que esta no desea hacer alianzas políticas con ellos. “Esto hace que políticamente sean muy pocos visibles, y que tengan muy poca fuerza. De hecho, algunos han salido de los espacios, con mucho temor y poca capacidad política”.

Asimismo, indicó que de cara a las elecciones hay un reagrupamiento de alianzas y coaliciones que se quieren presentar como la izquierda centro y Dipaz tiene el desafío de analizar esto más a fondo.  “Hay que ver que hay detrás para orientar a la membresía. Hay que analizar los signos de los tiempos y ver donde surge la esperanza para tener elementos que nos permitan un voto informado y consciente. Acá en la región, principalmente en Barranquilla, lo que empezó a surgir es que hay un gran esfuerzo por captar el voto cristiano”.

Martín Nates indicó que es importante hacer pedagogía junto con la MOE (Misión de Observación Electoral) y otras organizaciones para dar a conocer en los territorios la gran oportunidad que tienen con las dieciséis curules para las víctimas y también los temores. “Por un lado está la violencia de los grupos ilegales que puede limitar a la víctima en estos escenarios; y por el otro, cuidar que no se filtren las mafias políticas. Igualmente, es importante recordar que las víctimas van con un mandato ajustado a la implementación del Acuerdo de Paz y a la Ley de Víctimas 1448 y afines. Y obviamente avanzar en temas de cultura política y convivencia”.

Caviedes cuestiona hacia donde van las comunidades de fe, el pacto histórico, y el oficialismo, “que de una u otra manera nos hacen ver que estamos en un país en desunión, en donde unos se atacan y a partir del estallido social se vinieron fortaleciendo otros partidos. Lo que ha hecho DiPaz en temas de reconciliación, incidencia y no violencia da unas pautas para continuar buscando la esperanza y la paz”.

Desplazamiento, tema crucial

“Volvimos a tener ese fantasma del desplazamiento, las masacres, y los asesinatos de excombatientes, el reame son cerca de 5000 personas y el fortalecimiento del ELN, con cerca de 2500 efectivos actuando en 112 municipios. Nuestro deber es mantener la esperanza, el diálogo e instar a la comunidad para sumar fuerzas para exigir una estrategia clara en el siguiente Gobierno para que haya una implementación integral del Acuerdo”, indicó.

Sergio Higuita señaló, que seguimos experimentando desplazamiento en Dabeiba (Antioquia) de comunidades indígenas porque en sus territorios hay confrontaciones directas que se disputan la minera ilegal y el tráfico de drogas. Hay incremento de violencias informales, y la inseguridad en las vías principales.

Igualmente indicó Higuita que la afectación por la pandemia también ha hecho que la gente se desplace, y a este ya complejo panorama se le suma el tema de las migraciones de venezolanos y haitianos que transitan el territorio en busca del sueño americano. “Hay que mirar este tema más allá de un acompañamiento asistencial, sino como algo político que merece un análisis”.

Milton Mejía resaltó la presencia del paramilitarismo en la región Caribe a pesar de que este Gobierno y algunos analistas intenten mostrar que ya no existe, lo que trae desplazamiento y violencia. “Lo que estamos verificando es que el paramilitarismo está activo y en una nueva etapa. Debemos recordar el tema de la desmovilización, que en realidad fue un éxito para los jefes que están regresando al país, y se están reinstalando en la región, con el mismo poder que tenían antes, con toda la fuerza, e incluso, algunos permanecieron con sus candidatos en la región”.

Algunos retos

Todos los ponentes coincidieron en afirmar que hay seguir acompañando la implementación del Acuerdo Final de Paz. “Es importante acompañar a la CSIVI (Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación)”, indicó Nates al cierre de su intervención.

Por su parte Diego Higuita dejó unas preguntas en el aire para el debate. “Cómo fortalecer internamente las estructuras de cooperación ecuménica, interreligiosa, y de otras plataformas para seguir apostándole a la paz. Cómo podemos ser instrumentos de paz, y no solo de la perspectiva religiosa, sino desde el arte o el deporte”.

Y añadió: «No solamente se tratar del cumplimiento de unos acuerdos, sino de toda la estructura social que viene siendo violentada, en cada situación en donde hay doble racero, una cosa es el canon de las familias privilegiadas, y otro, es el de las familias que sufren todas las políticas inequitativas en este país”.

Por su parte, Milton Mejía indicó que de ganar el uribismo las próximas elecciones, el acuerdo de paz va a quedar diluido y con muy poca fuerza. Si gana los alternativos va a ser difícil. “Se puede consolidar la paz, habrá que unirnos más como sectores sociales para defender un gobierno alternativo”, Asimismo, debemos fortalecer la noviolencia con los sectores de las juventudes que ha sido clave en estas protestas y que hay caminos no violentos para lograr transformaciones reales que el país necesita.

Entendemos desde la palabra de Dios que “El amor y la verdad se darán cita, la paz y la justicia se besarán, la verdad brotará de la tierra y la justicia mirará desde el cielo” (Salmo 82:10)

Tal vez te interese leer:

Ir arriba