Reflexión cuarto domingo de cuaresma: Las Acciones Sanadoras de Jesús

46864082561 565769a793 z Reflexión cuarto domingo de cuaresma: Las Acciones Sanadoras de Jesús

Compartimos nuestra reflexión para este tiempo de quietud. Que se también la posibilidad de encontrarnos con nosotros mismos y mimas y con DIOS. Reflexión por Adelaida Jiménez

Preguntas para el dialogo en casa:

  • ¿Qué frases nos llama la atención del Salmo 23 y por qué?
  • En la lectura del evangelio de Juan, ¿qué está pasando?
  • ¿Qué acciones realiza Jesús?
  • ¿Qué enfermedades nos afectan hoy y cómo estamos respondiendo a estas como familias?
  • ¿Cómo actuamos nosotros ante las situaciones difíciles?

Reflexión:

En el Salmo 23 nos ayuda a pensar en un Dios que toma cuidado de nosotros y se ofrece como los verdes pastos a través de los cuales podemos encontrar consuelo, aliento para nuestra vida. Este Salmo encierra la promesa de que nada nos faltará porque Dios mismo garantizará nuestra protección, esa protección que nos ayudará a salir de los valles de oscuridad y muerte.

Por otra parte, el Salmo se complementa de una manera muy especial con el evangelio de Juan en el contexto del 4 domingo de Cuaresma para plantearnos una situación particular con la que Jesús tiene que tratar.

El texto nos muestra que Jesús se encuentra con un hombre que era ciego de nacimiento, ante este hecho, los discípulos que estaban atados a la ley y a las tradiciones antiguas le preguntan a Jesús, llamándolo por el nombre judío “Maestro” ¿Quién pecó, él o sus padres? Aludiendo a la idea que en el Antiguo Testamento esbozaba el antiguo pacto, donde se decía que si los padres pecaban los hijos recibirán las consecuencias de este pecado y por esto, en muchas ocasiones se asociaban las enfermedades con el pecado. Jesús responde de una manera enfática al decirles a los discípulos, “Ni el pecó, ni sus padres” seguidamente, de esta respuesta Jesús hace varias acciones en las cuales muestra su solidaridad con este hombre, Jesús escupe en el suelo, hace barro con la saliva, lo unta en los ojos al ciego y le dice que vaya a lavarse en el estanque de Siloe. Es interesante, como Jesús usa elementos tradicionales como son la saliva considerada por muchos como sanadora y el barro para realizar su acción sanadora. Por otra parte, el ciego recibe la acción de Jesús, escucha y va a lavarse y regresando a donde Jesús experimenta el milagro de ver. Esto con seguridad cambio la vida de este hombre y con estas acciones Jesús le retorna su dignidad y lo regresa sano a la comunidad.

Hoy tenemos que pensar en todos aquellos enfermos que no tienen posibilidad de atención en el sistema de salud y que son señalados y juzgados por sus enfermedades, en todas aquellas personas que están enfrentando situaciones difíciles por el coronavirus y en las familias que han tenido pérdidas por causa de este virus. Hoy necesitamos hacer acciones sanadoras, acciones de amor y de cuidado hacia las personas más vulnerables de la sociedad como lo hizo Jesús, pero también, necesitamos realizar acciones de cuidado hacia nosotros mismos y ser responsables con la vida que Dios nos da cada día.

ORACIÓN:

Invitamos a todas las personas que están en casa a leer esta oración pidiendo que Dios nos brinde su protección y cuidado.

Del Secretario Permanente de la Iglesia Presbiteriana (EUA), el Rvdo. Dr. J. Herbert Nelson:

Oramos por la sanación de aquellos que están infectados,
en todos los lugares donde se ha propagado el virus.
Oramos por todos los que ya han perdido seres queridos a causa de la enfermedad y aquellos que aún sufrirán tal pérdida.
Oramos por médicos, enfermeras y auxiliares que brindan atención médica, para que gocen de discernimiento en los cuidados compartidos y también por su salud y bienestar.
Oramos porque los expertos médicos y científicos tengan sabiduría en su búsqueda desesperada para formas de controlar la propagación del virus.
Oramos por los funcionarios públicos que deben tomar las decisiones difíciles

de poner en cuarentena a quienes pudieron haber estado expuestos al virus;
y oramos por todos aquellos para quienes estas decisiones se sienten como un encarcelamiento injusto.
Oramos por todos los que han sido injustamente atacados y estigmatizados.
por su raza, identidad nacional o étnica.
Levantamos ante ti a las iglesias con las cuales estamos hermanadas y que buscan ser portadoras de la presencia sanadora y la paz de Cristo en tiempos de ansiedad. Oramos para que Dios nos mantenga alerta ante las amenazas de semejante crisis mundial, recordando especialmente a los millones de hijos e hijas de Dios que viven en lugares donde la atención médica es escasa o inexistente.
Que Dios abra nuestros corazones, nuestros recursos financieros y nuestra voluntad política, para que la visión de un futuro mejor se convierta en realidad para todos los hijos e hijas de Dios.
En la Providencia del Dios que nos creó,
en la Pasión de nuestro Salvador Jesucristo que nos redime,
y en el Poder del Espíritu Santo a través del cual se hace la voluntad de Dios.

AMÉN.

“Seamos responsables con nuestra vida, lavemos las manos y quedémonos en casa”