Diciembre, 12, Ituango Antioquia. En la vereda de Santa Lucía, municipio de Ituango, se firmó un pacto de arrendamiento y posterior adquisición de un predio de cerca de 430 hectáreas que servirá para el desarrollo del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR), cedido a la Cooperativa Multiactiva De Emprendedores Del Campo Colombiano, gracias a la gestión de la Confraternidad Carcelaria de Colombia y de Alemania, bajo la veeduría de organizaciones como el Diálogo Intereclesial por la Paz de Colombia (DiPaz) entre otros.

En medio del evento de firma del protocolo, John William Taborta, quien ha liderado la historia de compra de terrenos y procesos en el territorio, relató su acercamiento a la Confraternidad Carcelaria de Colombia desde su estancia en la cárcel de Bellavista, en Medellín, al mismo tiempo que extendía una invitación a todas las personas que han seguido de cerca los procesos de reinserción y reconciliación con los excombatientes de las FARC-EP.

“Yo quiero hacer una invitación para que vengan a conocer nuestro territorio. Un territorio que nos permitirá crear un arraigo, una estabilidad para la finalidad de la implementación de los acuerdos de paz firmados en la Habana” resaltó.

Un espacio para la reconciliación

Para Lácidez Hernández, de la Confraternidad Carcelaria de Colombia, este programa, adjunto al plan de Comunidades Restaurativas, “está inspirado en la experiencia de reconciliación que se llevó a cabo en Ruanda”. Dentro de ese programa los tres ejes más importantes son los siguientes: reconciliación entre comunidad y excombatientes, reparación simbólica a partir de la construcción, y reintegración a la vida civil.

Esta idea es reforzada por Tobias Merckle, director general del “Seehaus” y luchador por la reconciliación junto con la organización “Prison Fellowship” en Colombia. Para él, que lleva trabajando más de veinte años en temas de reconciliación y procesos de paz, “hay que ajustar los procesos llevados a cabo en el exterior al contexto colombiano”.

A partir de las Comunidades Restaurativas, “los excombatientes de las FARC-EP, ELN, Paramilitares y fuerza pública se reúnen y trabajan juntos para renovar estructuras territoriales”. Todo esto a partir de tareas de infraestructura y proyectos agropecuarios que beneficien a la comunidad

“Cuando trabajamos juntos por un futuro mejor la reconciliación puede ser una realidad —explicó Merckle—. Un proceso de reconciliación no es fácil, se necesita mucho coraje para que los excombatientes y las víctimas participen. Lo principal es afrontar la culpa y la responsabilidad para pedir perdón”.

Para el representante alemán, lo que está sucediendo en Santa Lucía, Ituango, es un hecho histórico, ya que es la “primera vez que una organización no gubernamental compra una finca y se la arrienda a una cooperativa conformada por los excombatientes de una guerrilla”.

De igual forma, Merckle resaltó la responsabilidad que todos, tanto promotores como excombatientes, tienen en este hecho. “El proceso de paz nos ha brindado grandes oportunidades pero solo hay una ventana de tiempo. Si nosotros fallamos, muchos podrían tomar las armas nuevamente”.

Acciones de reparación y reconciliación

Para los participantes al evento, fue muy importante la presencia de Pastor Alape, representante del Consejo Nacional de Reincorporación y una de las caras más visibles del Acuerdo de Paz firmado en el 2016. “La mayoría de las iniciativas productivas que se han presentado son proyectos agropecuarios y requieren un territorio para desarrollarse” afirmó.

Para el colectivo de reincorporación de Santa Lucía, las actividades agropecuarias y los proyectos sociales que buscan afianzar el tejido social, son los temas más importantes. “Retejer todo el tejido social en un territorio como este —explicó Alape— es importantísimo por las singularidades particulares de este territorio. Tenemos una riqueza de mucha diversidad natural que la construcción de paz tiene que cuidar y aprovechar”.

Por último, Esteban Espinal, Secretario General y de Gobierno del municipio de Ituango, reiteró el apoyo al proceso desde las autoridades locales. “No tenemos recursos abundantes pero sí el compromiso para apoyar este proceso. Ituango ha sido marcado por la violencia y tenemos que mejorar eso, abriendo espacios, apoyando la comunidad, apoyando las víctimas, consumiendo los elementos que se van a producir y fabricar aquí, dando todos de nuestra parte”.

De esta forma, los excombatientes de las FARC-EP que habitan en la región, podrán acceder a un territorio fértil de gran riqueza natural, llevando a cabo trabajos agropecuarios y autosustentables que les permitan ratificar ante el mundo, y ante los ojos de colombianos de otras partes del país y un gobierno ausente, su trabajo por la paz.

Desde el ecumenismo construimos una paz con justicia para Colombia

 
SEDE PRINCIPAL
Calle 32 # 14 - 32
Sur América - Colombia
Bogotá
-
TELÉFONOS
PBX nacional : (031) 2326080
Celular sede nacional Bogotá : 3178933358
Celular Casa Humanitaria Apartadó: 3173689274
Celular Casa Humanitaria Santander de Quilichao: 3175314784

E-mail
E-mail: comunicaciones@dipazcolombia.org
Web: www.dipazcolombia.org

Copyright © 2017 DiPaz. Todos los derechos reservados. Designed by www.agenciasim.com