Gregorio Maquillo. En nuestra memoria su vida y su entrega por la paz

Gregorio Maquillo

Este jueves en la noche, luego de cerca de 20 días de luchar por su vida, don Gregorio Maquillo, partió de nuestro lado hacia la presencia del señor. Líder comunitario, líder de iglesia y líder por la paz en el municipio de Corinto,  esposo y padre de una hija, se destacó por su compromiso comunitario expresado en su participación en la Junta de Acción Comunal de la vereda Santa Elena, como Fiscal. Se ganó su liderazgo a puño a pie, a punta de amor por el servicio.

Su esposa, Orfa Nelly Velasco, con quién compartió 29 años de matrimonio, asegura que Gregorio Maquillo, siempre fue fiel al evangelio y a su familia, sus tres hijas Norely, Luz y Marleny, así como sus nietas Sara, Natalia y Lesly dan testimonio del amor a su familia y a su comunidad y aunque el dolor las embarga, saben que siempre contarán con él y que ahora las acompaña junto a Jesús.

En su iglesia, la Alianza Cristiana Misionera Colombiana de corinto Cauca, desde hace más de tres años, dispuso su vida, su camino y su casa para que allí, más de 30 personas se reunieran semanalmente en los cultos campesinos que se realizan. Para el pastor Edward Mina, don Gregorio era un ejemplo de hombre de fe, un cristiano convencido de que el servicio a las personas es una expresión de la presencia de Dios en la vida.

En la Escuela de Acción Noviolenta de Dipaz, don Gregorio Maquillo consolidó su apuesta por el valor de la vida. Siempre activo, participante, actuante, sonriente. Además, su testimonio en la solución de conflictos siempre fue destacado.

“Uno admiraba que siempre estaba aportando lo que aprendió en la Escuela de Acción Noviolenta de DiPaz, recuerdo que siempre proclamaba el respeto por la vida y por las personas que llegaran a la comunidad, decía que a la gente que llega no se le puede tratar mal, toca atenderlos bien” relata el pastor Edward Mina.

Era una persona que uno admiraba porque siempre estaba aportando lo que aprendió en la Escuela de Acción Noviolenta de DiPaz

Don Gregorio Maquillo nos deja una lección de vida; entregarse al servicio de la gente, al servicio de la paz que es el servicio a Dios; es la tarea que todas y todos debemos emprender.

Don Gregorio siempre, en nuestra memoria y en nuestro trabajo por la paz.