Cantos, cacerolas, luces y oraciones resonaron por la vida y contra las muertes de integrantes de FARC

Dipaz actos por farc

Bogotá, Febrero 25 de 2020. En una jornada exitosa, a pesar de la lluvia y el frío de la capital cientos de personas se congregaron en el Parque de los Periodistas para clamar por el cese de la muerte de las personas que dejaron las armas y apostaron por la construcción de la paz, que han sido asesinadas desde la firma del acuerdo con FARC. Según las cifras del propio partido han sido asesinados 190 reincorporados y por ello es urgente que pare el “genocidio”.

Con la convocatoria a la cual nos sumamos CREAS, el Grupo de Pensamiento Crítico y de Investigación , la Mesa Ecuménica por la Paz (MEP) y el Diálogo Intereclesial por la Paz (DiPaz), se exigió del gobierno que se tomen medidas efectivas para evitar más asesinatos, pero también se denunció que otro de los problemas graves que afrontan las personas reincorporadas es el incumplimiento del acuerdo de paz. “Hasta el momento solamente se han aprobado 42 proyectos productivos” denunció la senadora Victoria Sandino.

El senador Carlos Antonio Lozada fue más allá pues aseguró que desde la firma del acuerdo se han tenido que abrir 190 tumbas más, en lugar de haber abierto 190 caminos de paz o 190 esperanzas de reconciliación y por ello la exigencia de medidas prontas y efectivas. Por otra parte la senadora Sandino sañaló que varios de los Espacios Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) o Nuevas Áreas de Reincorporación (NAR), están en la disposición de convertirse en zonas de refugio humanitario para albergar también a cientos de desplazados que están llegando a las zonas urbanas como es el caso del Catatumbo y Ituango en Antioquia.

Las organizaciones cristianas que estuvieron presentes, convocadas por el DIPaz aseguraron que están dispuestas a contribuir en la exigencia de justicia y en las medidas que se tomen para frenar los asesinatos. Asimismo, a través de la parábola de la semilla de trigo, enviaron un saludo de esperanza y respaldo a quienes se mantienen firmes en la apuesta por la construcción de la paz.

El padre Alberto Franco del DiPAz reflexionó diciendo que es una vergüenza como como la humanidad ha fallado a personas transformadoras, y destacó a los 190 firmantes de paz asesinados, “a Jesús de Nazaret lo asesinaron porqué quería un mundo más fraterno, lo asesinaron los poderes políticos , religiosos y económicos de su tiempo, y su vida es hoy  fuente de vida, y semilla de paz.

Y agregó, “como sociedad, ya seamos creyentes y no creyentes, tenemos la responsabilidad de que tanta sangre no sea infecunda, de impedir que esa sangre se quede en el olvido, de hacer que esas muertes sean semillas de un país distinto“. (Le puede interesar: En medio de la muerte les apostamos a la vida y la paz)

Por último, una de las propuestas que saltó a la mesa fue la de seguir realizando este tipo de actos, pero esta vez a nivel regional, pues envían fuerza y revitalizan a las personas en los propios territorios y se ayuda a reconocer que no están solos y que cuentan con un amplio respaldo de la ciudadanía no solamente de Colombia sino del mundo.