Asesinatos de personas en proceso de reincorporación deben despertar la movilización por la paz

FARC movilización Asesinatos de personas en proceso de reincorporación deben despertar la movilización por la paz

Foto: Reincorporación FARC

Este domingo llegó a Bogotá la movilización de cerca de 1000 personas en proceso de reincorporación de FARC, quienes luego de más de 230 asesinatos decidieron movilizarse para llegar a más oídos con la exigencia necesaria para cesar las agresiones de las que están siendo víctimas y exigir del gobierno los cambios necesarios para que se castiguen los asesinatos y brinde garantías de no repetición de las causas del conflicto.

Desde todas las regiones del país, las personas en proceso de reincorporación comenzaron desde la última semana de Octubre una movilización que incluyó recorridos a pie, en buses y hasta en lanchas.

Para Ruben Cano, integrante de FARC y vocero de la NAR de San José de Leones, esta movilización se hace necesaria puesto que las situaciones de inseguridad y de abandono por parte del Estado están siendo recurrentes y es necesario frenarlas.

Por su parte Nelson Benítez, Concejal de Dabeiba, Antioquia por el partido FARC, en esta movilización fue clave el acompañamiento que hicieron las comunidades indígenas y en general la población que ha vivido el conflicto.

Según diversas cifras se han presentado 319 acciones contra personas en proceso de reincorporación y sus familiares registrados desde 2017 hasta octubre de 2020, por ello, en rueda de prensa Carlos Antonio Lozada aseguró que “Lo que pretendemos es sensibilizar a la sociedad colombiana. Queremos sensibilizar a este país y por supuesto llamar también la atención del Gobierno nacional y del Estado porque hasta el día de hoy han sido asesinados 236 exguerrilleros firmantes del acuerdo de paz”

El grupo de ex integrantes de FARC seguirá en la ciudad de Bogotá insistiendo en la necesidad de un diálogo con el gobierno para exigir que se cumpla el acuerdo alcanzado hace tres años, el cual, de ser implementado podría resolver varios de los problemas que ahora se están presentando.

DIPAZ sigue firme en su trabajo de veeduría y acompañamiento, desde la fe, al proceso de paz

Por su parte el Diálogo Intereclesial por la paz, gracias a su trabajo de veeduría y acompañamiento a la implementación, hizo extensivo su apoyo a dicha movilización y al proceso en general reafirmando el compromiso por la vida y la paz que, desde su creación, como escenario de confluencia de iglesias y organizaciones de fe.

En ese sentido se han venido entregando por lo menos 6 informes de veeduría y en la acción de incidencia se han podido establecer canales de diálogo directos con el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a través de la representación de las iglesias, concretamente el CMI (Consejo Mundial de Iglesias) así como un diálogo fluido con la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en aras de seguir acompañando a quienes decidieron apostar por la paz y dejar las armas.